Fernanda Ortiz

Nuestro casi recién cumpleañero, el Museo de la Ciudad, fue el escenario este 3 de Marzo para el Don’t Touch me Fucker Fest!, en donde se presentaron “Diluvia”, “Prisma 43” y “Sweet Fingers”.

El evento empezó con unos cuantos minutos de retraso, la primera banda en presentarse, “Diluvia” -un trío de rock alternativo fusionado con diversos géneros- al comenzar tuvieron algunas dificultades con los instrumentos, sin embargo, supieron resolverlos. Tatiana (vocal/bajista/tecladista) con su particular tono de voz lograba hacer volar a todos los presentes, logrando una singular armonía con Richee (guitarra) y Saúl (batería).

Diluvia llego al final de su presentación, tocaba el turno de “Prisma 43” –agrupación post punk- que desde un principio armaron el ambiente en el museo, brincando, bailando, posando a las cámaras que se encontraban en el lugar, mostraron una verdadera actitud, la cual se contagiaba impresionantemente. Holos (guitarra y voz) hacía diversas peripecias, en el piso, de pie o en compañía de Gregorio (bajo y coros).

La última banda en salir a deleitar con su rock experimental, fue “Sweet Fingers” la cual era aclamada desde minutos antes de que los integrantes tomaran su sitio correspondiente. El fin de la noche se acercaba, pero, en compañía de la buena música que sacudía los cuerpos de la banda y seduciendo a su público todo parecía transcurrir al ritmo de las melodías.

A pesar de no haber contado con una gran audiencia, probablemente por la falta de difusión y el poco tiempo de organización del evento, el Don`t Touch me Fucker Fest! resultó ser un éxito en cuanto a reacciones y a la dosis perfecta de rock que se necesita para terminar una semana caótica.