Fotografía: Leonel Mendoza

El museo de la ciudad últimamente se ha convertido en la sede de cotorreos bastante agradables, dónde la gente asiste simplemente con el fin de divertirse, respetando el lugar para que se sigan prestando los espacios para el sano esparcimiento del rock, que actualmente parece ser se encuentra en peligro de extinción.

La noche comenzó con la exposición del arte que Rafael Izquierdo nos trae desde el Distrito Federal, con canapés, vino de degustación y todo lo necesario para comenzar una excelente noche.

La noche avanzaba y la gente no dejaba de llegar, y pese a contar con una buena cerveza y una grata compañía, la espera no se hacía menos tortuosa, pues se hacían pruebas de sonido, micrófonos, instrumentos, etc. Simplemente no se veía la hora en que las bandas comenzarán el espectáculo.

Cuando casi se acababan los temas de conversación, los presentes se organizaban nuevamente para partir nuevamente en búsqueda de provisiones propias de la noche, una guitarra acústica marcaba algunos acordes y una conocida voz hacía uso del micrófono. Los Llévame comenzaban su participación. En breve los asistentes se apretujaban unos contra otros alrededor del improvisado escenario para poder apreciar lo mejor posible de este cuarteto.
Los Llévame @ Museo de la Ciudad, Qro!
Si la memoria no me falla, esta fue la tercera vez que he tenido oportunidad de ver a esta banda en acción, y desde la primera ocasión, me dejaron una muy buena impresión con su ritmo tan particularmente que ellos mismos han llamado “mazahuaskatocholopunkylomejordelpop”. En lo personal, me dio bastante gusto el saber que han evolucionado de una manera bastante agradable, y que han sido muy bien recibidos por la banda queretana, ya que en canciones como “Lluvia ácida” o “Monarca” los coros del público fueron clara evidencia.
Los Llévame @ Museo de la Ciudad, Qro!
El reloj, la noche y el rock avanzaban sin cesar, entonces tocó el momento de la participación de Prisma 43, trayendo con si una muy buena dosis de Post Punk mezclada con Noise, mezcla que hacía mucho no escuchaba tan estridente, inesperado e incomprendido. Aunque bastante breve, su presencia destacó bastante entre los presentes.
Prisma 43 @ Museo de la Ciudad, Qro!
Una vez que Prisma 43 finalizaban su participación, unos viejos conocidos se preparaban en el escenario, nos referimos a Diluvia. Un trio de espectaculares músicos que durante sus minutos al frente del público nos llevaron por un espectacular viaje propio de su ya característico “Dream Rock” que siempre pone en jaque a nuestros sentidos y coloca en una encrucijada a nuestras emociones de manera tan sublime.
Diluvia @ Museo de la Ciudad, Qro
Los Shit Acrobats @ Museo de la Ciudad, Qro!
Conocidos y amigos desde hace ya bastante tiempo, y teniendo un público ya bastante enfiestado tocaba el turno de recibir a Los Shits Acrobats con un buen ritmo, actitud bailadora y su peculiar estilo de rock alternativo, incitaron a los presentes a sacar las sustancias, rolar las bebidas y ya de mínimo balancearse de un lado a otro al ritmo de la música. Durante su posesión del escenario destacó la participación de Carlos GH (antiguo vocalista de Fractal of the Trees y ahora baterista de Los Doctors) que nos hundió más y más en el tremendo viaje que esta agrupación siempre representa.
Los Shit Acrobats @ Museo de la Ciudad, Qro!

Como bien dice el dicho, todo lo que empieza tiene que acabar en algún momento, y para fortuna de los pocos que preferimos seguir la fiesta en el museo de la ciudad, la noche cerró con broche de oro en compañía de Sweet Fingers. El viaje colectivo se prolongó hasta el último acorde que esta agrupación queretana nos pudo ofrecer, ya que a pesar de que la noche se encontraba en pleno apogeo, muchos de los que nos acompañaron esta noche olvidaron el civismo en casa y dejaron un tiradero que no se podía recoger solo, y para lograr que se sigan prestando lugares tan bellos como el Museo de la Ciudad, hay que entregarlos en las condiciones adecuadas.
Sweet Fingers @ Museo de la Ciudad, Qro!
Sweet Fingers @ Museo de la Ciudad, Qro!