FESTIVAL CERRO SONANTE:  A MUSICALIZAR Y REFORESTAR UN LUGAR REMOTO 

Cada año emergen y desaparecen festivales de música en Querétaro. Este año estuvo el Pulso GNP, una versión miniatura del Corona Capital, pero ya no hubo Trovafest, la neta un buen evento (como pocos) para la escena de trova local y nacional. Hace como un mes, Mr. Paco Lucas y equipo se rifaron nuevamente con el FestivAlterNativo. En dos semanas será la 1a edición del Festival Errante. Entonces, nada está escrito, la ciudad está como reconfigurándose en el terreno de los festivales de música.

Hablando de esto, este fin de semana, los días sábado 20 y domingo 21 de octubre, va haber un festival, o mejor dicho un eco-festival, con una propuesta bastante interesante. Desde el nombre está chido: Cerro Sonante. Un encuentro interdisciplinario en pro del medio ambiente, cuya onda es musicalizar el cerro, y mientras eso sucede, reforestarlo. Acá seis de razones para no perdérselo.

Primera. Es un festival que hace que la banda se junte, se una. Para hacerlo más chingón y mejor enfocado en esta edición, decidieron unir fuerzas cuatro colectivos: Cerro Sonante, Tranceporte, Nómada y Deleite. Complementándose, aportando cada uno lo suyo y lo que le hace falta al otro, han sacado adelante el evento. Que por cierto no ha sido fácil. Varixs del equipo, pocos, han estado yendo y viniendo cada fin de semana desde hace como cuatro meses. ¡Para este cotorreo! Así que es un “festival amalgama”, porque al hacerlo están colectivizando imaginación, acción, locura, yo que sé… el deseo de armar un buen cotorreo.

Segunda. Es un festival autofinanciable. Aquí no entran los grandes capitales ni el gobierno. La misma banda ha puesto dinero de su bolsa para pagar todo lo necesario y poder montar un festival chido, de música + reforestación en medio de la nada. Están apostándole a un desafane de la ciudad (más no de lo urbano), con música a gusto, con-sentido, con naturaleza, y pregunto, ¿quién no necesita uno estos días?

Tercera. Es un festival no sólo de música rock y electro, skate, pintura y danza. También es un festival de vida. Ya tienen cerca de 1000 árboles que les fueron donados, endémicos de la zona, esperando ser sembrados, caigan cuantos caigan, durante el evento. El propósito es reforestar y con ello revertir la marca del tiempo. Darle vida nuevamente a este lugar, antes un bosque, que fue acabándose con la industria ganadera y del carbón hasta quedar pelón. Pero quién sabe, a lo mejor en unos años habrá un bosque chido ahí en la zona del Cerro Sonante.

Son meras interpretaciones mías, pero me parece que pocos festivales de música en Querétaro invierten el esquema dominante, es decir, que no persigan el interés propio o el varo, que no sean tan racionales económicamente hablando. Acá más bien pinta como retribución o algo a cambio. Entonces la cuarta sería porque es como un “festival tequio”, por la faena o trabajo colectivo que se hace para poder rockear en el campo, pero sobre todo para agradecer/retornar a la naturaleza. Finalmente, las patinetas, las guitarras, los bajos y otros instrumentos tienen madera, algo le será dado a la madre tierra. Así que una característica que me late del Cerro Sonante es, precisamente, que piensa un tanto a futuro y no se consume en un hedonismo instantáneo como muchos otros festivales. Como dice: “Reforestando para seguir sonando”.

Quinta. Es un festival que va a ofrecer 18 horas de música en vivo a los asistentes, con un programa de rock (o música con instrumentos) y un programa de música electrónica. Así que posiblemente, no lo sé, saldrá el sol y la música seguirá y seguirá sonando. Son si no me equivoco 18 proyectos musicales los confirmados hasta ahora: Los Fracktal, La Cozzecha, Los Fríos, Loggans, Anything Else, Mr. Nobody, Armix, Fubex y varios más (chéquense el cartel). Habrá punk, rock, rock progresivo, hardcore, psytrance, reggae, ska fusión, huasteco y otros ritmos más. Además de la danza de Sofá Afromovimiento, la demostración de skate que está armando Deleite, y la pintura psicodélica de Makbeth.

Cerro Sonante | Eco-festival

Sexta. El festival va ser en un lugar remoto, lejos de la ciudad. Es remoto, pero de fácil acceso (la mejor combinación). Está bueeeno, muy amplio, con capacidad para mucha gente. Creo que hay hasta una presa con agua fresca pa’ quien quiera echar chapuzón, y, desde el lugar, se alcanza a ver San Juan del Río y la Peña de Bernal. Es un lugar paradisiaco. Seguro varixs van a querer quedarse unos días más. Al estar lejos de la ciudad, quiero pensar que el festival no va someterse a esos tiempos mochos tempraneros. Apenas para noctámbulxs desobedientes. Cerro Sonante mezcla un poco lo rural y lo urbano, la tocada y la rave. Es un viaje pienso más o menos similar al de otros festivales míticos, orgánicos y a campo abierto, como Woodstock o Avándaro, siempre en el imaginario rockero, y no sé, tal vez por eso lo digo.

Cada quien tiene sus razones. Yo quería compartirles las mías, algunas, en la dimensión política. En la música, en los festivales, siempre hay algo en juego. Un poder que muchas veces pasa inadvertido, que a lo mejor no lo vemos o queremos ver, pero que hasta en los más poperos, siempre está ahí. Y Cerro Sonante, tiene la suya. Así es que bueno, si tienen un chance no dejen pasar este festival. Está muy accesible y será toda una experiencia de colección. Chequen ustedes ahí el evento.

 

Music Blitz © 2018 All Rights Reserved