La racha de no ver a Descartes a Kant, al fin había llegado a su final con la oportunidad de en esta ocasión poder asistir. Sin embargo, fue un viernes muy cansado en el que aún minutos antes de las 10 de la noche estaba dudosa de ir o quedarme a dormir, pero cómo perderme de éste show si llevaba años chillando porque no había vuelto a ver a estos tapatíos. Así que presurosamente me arreglé y tomamos camino a Vitro.

Plutterday @ Vitro, Qro

Llegamos al lugar, y sorprendentemente se encontraba casi vacío. Tomamos nuestro sitio y comenzamos a escuchar a quienes ya habían iniciado, Pluterdayal estilo de vida “Que te lleve el viento”, mientras el público, en su mayoría apático y sentado conmocionaba por lo que escuchaba. Llegaron al final, y el momento de Somnio había llegado ya.

Somnio @ Vitro, Qro

Somnio es una agrupación delirante, irreverente y atrevida con ya dos años de trayectoria; entre la poética, sátira e ironía envuelven a su público, lamentablemente en esta ocasión la bandita era tan poca y desidiosa que no se armó buen desmadre. Los siguientes en subir fueron los chicos de Eva, a quienes no recuerdo haber visto en el cartel oficial, y cargan con letras más melosas y románticas que los anteriores.

Eva @ Vitro, Qro

El parteaguas de la noche llegó, pues The Burning of Rome, originaria de San Diego, estaba en el escenario y el público al fin comenzó a dejar sus asientos para mover por lo menos un pie de arriba a abajo o la cabeza de lado a lado. Poco a poco la psicodelia se fue apoderando de Vitro haciendo llegar a todos al apogeo experimental. Con peculirares vestuarios (unos mas que otros) y música armoniosa y poderosamente armada cautivó y enloqueció a los ya impacientes espectadores. Durante su momento, las chicas de Descartes bailaban bajo el escenario y disfrutaban de las notas provenientes de los estadounidenses. Su final llegaba y el público pedía una más al unisono “otra, otra, otra”.

The Burning of Rome

Y pues, ¿a qué habíamos ido hasta ahí?, claro, a disfrutar de la música de todas las agrupaciones, pero, sobre todo a disfrutar de las disonantes mezclas plasmadas en cada melodía de los Descartes a Kant. Sin embargo, así como la bipolaridad y locura llegaron a apoderarse de los demonios internos de los presentes para bien, es decir, para todos aquellos que brincaron y slamearon entre espuma deleitándose con la irradiante sensualidad tapatía; también hubo a quien sus demonios le jugaron chueco e hizo pasar un mal rato a la banda, pues al término de la tocada había desaparecido un objeto muy importante para ellos.

Descartes a Kant @ Vitro, Qro

Descartes a Kant @ Vitro, Qro

 

Los Descartes a Kant nos comentaron que definitivamente no iban a olvidar esta fecha, pues fue muy rara. Lamentablemente eso no salió de la forma mas alegre que existe, y no los culpo. Si participaras en una tocada en la que el organizador no se aparece (y que además sabes que ya no tiene muy buena fama para esto de los eventos), hay muy poca gente y todavía al término de ésta te das cuenta que te robaron ¿cómo te sentirías?. Recomendación: Si no sabes organizar eventos/no puedes pagar a las bandas mejor no te avientes a hacerlo; y para la audiencia en general: respeten.

Descartes a Kant

Fue muy bueno tener a Descartes a Kant de regreso en Querétaro y al fin poder verlos de nuevo, lástima que se hayan ido con ese sabor de boca de Querétaro.