Hace más de 45 años surgió una interesante agrupación de música contestataria que se caracterizaba por manejar el humor en sus canciones y por una fuerte confrontación al poder y sus representantes en la faz de la tierra (así es, pues el poder es un ente celestial que designa a sus elegidos con quién-sabe-qué criterio ajeno a los mortales viles y vulgares, como usted y como yo). La calle, las escuelas, los sindicatos,las marchas y las manifestaciones políticas de resistencia eran (y siguen siendo) el espacio habitual donde se localizaba a esta singular agrupación que optó por la resistencia irónica y humorística, pero no por ello menos efectiva. Temas célebres como ‘La balada del granadero’, ‘2 de octubre’, ‘DrogaCola’, ‘Viet-nam’ y ‘Hermanitas Granaditas’ han sido la savia que los ha consolidado en un grupo emblemático de la canción política mexicana.

  LOS NAKOS. Soy Nako y qué!!

Nidia Barajas

De estos roleros es de quien, principalmente, se nutre el rollo temático y musical de El Mastuerzo (a) Paco Barrios. Como todos ustedes saben, este rolero aferrado forma parte (todavía) de una de las bandas más importantes para el rock en México en la última parte del siglo pasado: Botellita de Jerez. Y para estas fechas, querido lector, recibimos la invitación de ‘El Tianguis en la Luna‘ para ser testigo de la presentación de Paco y sus Jijos del Maiz en ‘El Grito de Dolores‘, en pleno centro de la ciudad de Querétaro. Estuvimos presentes y tras un intercambio de sones (jarochos, no piensen mal) con el buen Mastuerzo, nos preparamos a escuchar, inicialmente, la propuesta de Israel Flores, cantautor y compositor de la hermana república de Ecatepec, quien propuso una sesión musical justamente empapada del espíritu Nako (sí, así con K y mayúskulas pa que se vea más nakote; no olvidemos que, parafraseando a la Botella, ‘todo lo Nako es chido’). Puso a cantar al público con su ironía y sus rolas cargadas de sátira política y sanas mentadas de jefa para los políticos de ayer, hoy y siempre… Tras su presentación, el escenario a nivel de cancha dio paso para que Nidia Barajas y El Alas Blissett dejaran ir su mensaje y furia contenida…. ellos son banda norteña que han estado inmersos en las entrañas de Juaritos, entrañas que duelen por una situación espesa y complicada en tierras que parecen ‘alejadas de la mano de Dios’ (cualquier cosa que eso signifique) y muy cercanas al imperio yanqui…. Una incursión musical con un performance que robas las palabras, una intervención que invita, obliga, llama a abrir los ojos ante una realidad que está tristemente vigente. Nidia y Alas son otra historia; personajes comprometidos consigo mismos, viajeros de aventón y avencidados donde se pueda—- Nidia es de Tijuana. Alas vive (o intenta vivir) en la Cd Juárez de sus amores…. y estuvieron aquí para otorgarnos un par de cachetadas musicales y despertar, aunque sea por un momento, esta conciencia política que, en esta zona centro del país, no tiende a ser muy efusiva que digamos…… Nuestros respetos para esta pareja y un abrazo solidario con su causa, que es de muchos y debiera ser de todos…..

El Mastuerzo y los Jijos del Maiz
Y entonces, pasada la media noche, los Jijos del Maiz hicieron su aparición en el escenario y el escaso, muy escaso público se reunió para recibirlos y bañarlos de humo de cigarrito. Se dejaron ir con toda la vibra rockanrolera (digamos que vendría siendo una trova rockera) y con todo su rollo contestatario. La resistencia musical nunca fue más palpable. Lanzaron temas clásicos de su breve discografía como ‘Ven y Mira’, ‘Alicia’  y La ventana y el umbral’, entre otros.  Lamentablemente, el metro cerraría pronto sus viajesy nos tuvimos que desprender antes de que esta magna reunión llegara a su fin… (ah chingá, me dicen que aquí no hay líneas del metro jajaja…….)
El Mastuerzo y los Jijos del Maiz

Agradecemos a El Tianguis en la Luna su buena onda, atenciones y hospitalidad para la cobertura de este evento. Estaremos al pendiente de sus cotorreos en esta ciudad barroca queretina (saludos a Mr Paco Lucas!)