Humanz de Gorillaz: una licuadora llena de sonidos, momentos y texturas

Navegando por Twitter, donde una semana el último disco de Kendrick Lamar es el mejor del año y la que sigue, Humanz de Gorillaz le roba ese título a DAMN, me encontré con un curioso tweet de Liam Gallagher:

Liam asegura que desde que su hermano Noel, se hizo amigo de Damon Albarn, se ha convertido en una “chica”. Más allá del terrible caso de misoginia que sufre Liam Gallagher, si leen seguido al ex-vocalista de Oasis en Twitter, se nota que está peleado con la evolución musical; ese maravilloso proceso donde los músicos se empapan de todo tipo de influencias y vivencias que al final se ven reflejadas en un disco. Noel pasó por ese proceso, donde además de hacer las pases con Blur, nos ha regalado colaboraciones que no deben dejarse pasar y no ha dejado de hacer música nueva con High Flying Birds.

Ese proceso de evolución, casi siempre termina dándonos discos maravillosos que ofrecen un panorama musical completamente distinto de los artistas que seguimos. No sé ustedes pero a mi me encanta escuchar la evolución que viven los artistas disco tras disco, ver cómo logran reinventarse y no dejan de proponer cosas diferentes musicalmente hablando…

Seguro se están preguntando, ¿qué tiene que ver todo esto con Humanz, el nuevo disco de Gorillaz? Ese proceso que tanto odia Liam -una persona que vive del pasado y a la que su ego no lo deja seguir haciendo discos, lástima-, es una pieza clave y fundamental en la propuesta de Gorillaz a lo largo de su historia, pues no han dejado de reinventarse en cada una de sus entregas.

De una vez les digo: Humanz de Gorillaz no es el mejor disco del año -lo siento amigos de Twitter- pero sí es un disco que se atreve y propone en todo momento. Albarn y compañía no temen a experimentar, hay todo tipo de colaboraciones y al final, eso nos da un disco muy completo que seguro disfruta tanto un amante del Brit Rock y por qué no, también aquellos que gustan del Hip Hop y otros géneros musicales.

Humanz

Regresando a Humanz, es un disco extenso, lleno de texturas y matices que difícilmente enamorará a las personas que esperan un sonido similar a lo hecho en Damon Days o Plastic Beach. En el primer cuarto del álbum, destacan temas como “Ascension”, donde la participación de Vince Staples ofrece mucha frescura y definitivamente, es una gran manera de empezar el disco. Otro track a destacar es “Momentz”, uno de los singles del disco donde De La Soul hace de las suyas y esto se nota desde el inicio del tema, mucho flow con energía a tope a lo largo del track.

“Andromeda” es otra canción que destaca por la melodía muy al estilo de Albarn, ese clásico tono de voz que ha atrapado a distintas generaciones con Blur. En este track, la colaboración con D.R.A.M. es la cereza en el pastel, líricamente también es de las mejores canciones del disco, frases como “Caught in your eyes, stacks of lights. Come streaming back, make it for the best times… Growing pains, good times”, están llenas de melancolía y además son letras relacionadas con constelaciones, con el hecho de imaginar que personas que físicamente ya no se encuentran con nosotros, pueden seguir rondando todas las galaxias que no conocemos…

Mención honorífica a temas como Submission donde colaboran Kelela y Danny Brown, She’s My Collar con Kali Uchis y Sex Murder Party con Zebra Katz y Jamie Principle, además de todo el funk que viene en The Apprentice, donde de paso le tiran una pedrada (más que merecida) a Trump.

Visualmente, el trabajo de Jamie Hewlett no decepciona y me atrevo a decir que nunca lo ha hecho. En la promoción de este disco, 2D, Murdoc, Russel y Noodle, atienden entrevistas como si fueran humanos; aparecen en videos hablando del disco como si realmente existieran. Estoy seguro que a casi 20 años después de la creación de esta banda, Hewlett nunca imaginó la trascendencia que podrían llegar a tener los personajes de una banda virtual, una completa delicia visual.

Humanz es un disco que quizá pueda estar sobresaturado de colaboraciones, sonidos e incluso, géneros musicales. Esa diversidad, al menos para mi, es lo que realmente vale la pena de esta entrega; recordemos que Gorillaz nunca ha sido una banda que siga una agenda, es todo lo contrario. Albarn siempre ha procurado ser fiel a sus instintos, a hacer música que realmente lo mueva y nunca ha sido de los que prefieren encasillarse en un sonido que no decepcione a su más antigua base de seguidores -lo siento Liam, no todos son como tú-.

Quizá los interludios terminan sobrando y no cumplen el trabajo de unir de alguna manera las 26 canciones tan diversas que aparecen en la versión Deluxe de Humanz. Sin embargo, te invito a escuchar Humanz lejos de la clásica estructura de un álbum; con un principio, desarrollo y un cierre poderoso. Escúchalo sin preocuparte por lo convencional, disfruta de cómo géneros como el hip hop, R&B, funk y el pop se juntan acompañados de un gran número de detalles y una producción brillante; como si hubieran aventado estos ingredientes a una licuadora para ver qué pasaba.

Humanz | Gorillaz

Dale play en un largo viaje por carretera o en medio del caos urbano que se vive actualmente en la ciudad de Querétaro; ponte los audífonos, déjalo correr, disfrútalo y vuelve a escuchar los temas que realmente te gustaron una y otra vez.

Sin lugar a dudas, Humanz es fiel a la idea por la que nació Gorillaz: nunca casarse con un sonido. Explorar todas esas ideas y texturas que pueden surgir cuando juntas a un gran número de personas en un barco, todos navegando al mismo destino.

Sobre el autor
Me gusta escuchar los discos completos :)

Music Blitz © 2017 All Rights Reserved