Leonel Mendoza
Abiertas las puertas del ya clásico “JBJ” bar en Querétaro, el pasado 15 de Noviembre y comenzadas las 10:24 pm, la energía de “Lucy Turbinas” fue la encargada de agudizar los oídos de los asistentes con su atuendo rojinegro y bien característico ya de ésta banda tan joven. “Perra” y “Día Tres” fueron algunas de las rolas que pudimos escuchar en la entregada voz de Diana con la actitud por delante.

El tiempo llegó hasta las 10:50 y la simplicidad de “Polenn” llegó al escenario, comenzando con “Venado rojo” la timidez de algunos de los integrantes era presente, pero no suficiente para que las atmosferas del teclado se apoderaran bien seguras del lugar. Terminan con “Girasol”, su participación dejando un poco que desear después de la incitante energía de la banda anterior.

Después de un breve lapso que los instrumentos de la banda principal empiezan a sonar, ha llegando el tiempo de “Atto & the majestics”. Son ya las 00:07 hrs. Y la gente comienza a concentrarse en las mesas principales, ahí es cuando después de un intro de sonidos laser estalla “Cometa”.

Así es como una banda experimentaba debe de sonar; una ecualización sin perdida, una ejecución impecable, tanta conexión entre los miembros que no necesitan mirarse, todos de la mano de Atto Attie hacen lo que realmente saben hacer, transmitir.

Atto nos da la bienvenida y presenta “Colosal” su segundo sencillo. Distribuyen sus recursos a tres guitarras y a una voz, como avanza la noche su playlist va siendo descubierto, “Bifocal” e “Ilumíname” son ejecutadas antes de su ya conocido primer sencillo “Transistor” terminando la noche con “Corazón Corazón”.

Una noche caprichosa, exigiendo –contradictoriamente- juntar bandas tan jóvenes con una de personajes de larga trayectoria en la escena del rock Mexicano, renovándose con “Los Majestics”, Atto Attie deja en Querétaro bien clara su pasión que ni el tiempo puede distraer.