No, la neta no es cierto. Es un título bait.No tengo idea qué signifique Khruangbin pero para mí sin pedos sería “suavidad“.

Es que verlos en vivo con esos movimientos tan particulares de Laura Lee como péndulo que hipnotiza no me deja pensar en otra cosa.

No sólo eso, soy de la idea de que todos los bateristas deberías tocar como Donald Ray , impecable en sus tiempos y con unos matices tan suaves de tarola y bombo que ni siquiera necesitarían más de un platillo para marcar los cambios. Escucharon bien bateristas lectores; ningún platillo innecesario fue lastimado en la formación de está banda.

Y pues Mark Speer parece no tener alma, es un maniquí de aparador poseído por algún espíritu de manos largas, no hay mucha emoción en su rostro pero la exactitud de sus manos pueden hablar por él.

La verdad sí goglié Khruangbin; engine fly sería la traducción del Thailandes al Inglés. Me quedo con suavidad.

Verlos en vivo hace reconocer el talento y el carisma de la banda en vivo. Debo confesar que la primera vez que los escuché en espotifai no les dí oportunidad (siempre digo que si no te gusta una buena banda la primera vez es porque no están en mood y hay que intentarlo después) de continuar sonando, pero para la segunda vez ya sentía esa inquietud, esa necesidad que provocan unas banda después de escucharlas, como un coro pegadizo de regetón o de banda que se te adhiere y traes todo el día en a cabeza. Con Altura, con Camarón en la guantera, ya saben. Así con las rolas de estos Texanos.

En resumen una gran noche, gran ejecución, tocaron los éxitos principales, tocaron puntuales, bastante asistencia al lugar, la banda tapatía no suele bailar mucho, pero les encantar gritar y tirar la buya, y hacer que este tipo de invitados se sientan amados. Que por mucho, es lo que esperan la bandas genuinas de estos tiempo. Ser relevantes, y creo que Khruangbin lo está consiguiendo.