Josué Daniel

Actualmente en la ciudad de Querétaro, si hay un foro que en lugar de ir perdiendo, cada toquín va cobrando más y más fuerza, así como importancia, es Zeppelin Bar, establecimiento que el 24 de febrero prestó escenario para una de las tocadas más representativas, al menos en lo que para quién escribe se refiere, fue mi cumpleaños…

Dejando de lado el sentimentalismo que dicha fecha puede representar para uno, snif, la velada pintaba especial incluso antes del día, momentos antes de llegar lucia bastante prometedora, y de verdad, cumplió las espectativas de los presentes.

Eran casi las 11 de la noche, cuando los Brickip tomaron el escenario con su rock-fussion bastante gozador, y una muy guapa baterista, mezclando de sus canciones propias y algún otro éxito de algún artista reconocido, ellos lo llamaron cover, pero prefiero llamarlo tributo. Un sonido personal y particularmente nuevo, debido a que si bien el ritmo parecía familiar, al mismo tiempo era algo nuevo y completamente diferente, lo que encanto a gran parte de los presentes, quienes ya ambientados optaron por quedarse a lo siguiente: Malkuth.

Al rededor de la media noche, los “malkiados” tomaron el escenario, presentando una nueva alineación, y lo de siempre, una gran vibra, dándolo todo. Presentando una magistral obra de su repertorio experimental, que le voló la cabeza a los asistentes, y sacando provecho del trance en el que sumergieron al público, presentaron material nuevo. El cual, en sus palabras, es de lo que se viene para éste año.

Tras una breve, pero cumplidora presentación, los malkuth nos invitaron a sus próximas fechas, en una de las que compartiran escenario de nuevo con Brickip.