El pasado jueves 19 de Mayo, Los Master Plus y The San Juan Project se presentaron en La Encrucijada RockHouse, en una mezcla de sonidos bastante peculiar, sabrosa y sobre todo, original.

De principio tuvimos en el escenario a The San Juan Project, banda que captó toda nuestra atención desde que subieron al escenario pues su talento se hizo evidente; la mezcla de sonidos como el jazz, funk, hip hop, cumbia, soul entre otros, le dan a la banda un toque distintivo; con los que nos deleitaron a través de un pequeño set-list de no más de seis canciones, a pesar de ello el público se notaba fascinado con el ritmo de éstos músicos al grado de ponernos a bailar. Al finalizar su presentación la gente exigía más canciones, con el ya clásico “otraaa, otraaa…” y de fondo una ola de ávidos aplausos.

San Juan Project @ La Encrucijada

El Set List estuvo compuesto por canciones que se desprenden de sus dos materiales discográficos; como Nobody’s FaultNow You Know, Sorry Montgomery, Hilo Negro, etc.

San Juan Project @ La Encrucijada

San Juan Project @ La Encrucijada

San Juan Project @ La Encrucijada

Ya ambientados y con el mood bailador, salieron a escena Los Master Plus, abriendo con Suave Leve seguido de los covers en sus versiones peculiarmente originales: Una vez más (Daft Punk), o su ya clásico Tu sexo está en fuego (Kings of Leon) que inevitablemente te hacían levantarte de tu silla y darle sabroso al baile, además de sus rolas con ‘samples’ de bandas y artistas: Snoop Dog, The White Stripes, hasta No doubt, con rolas como Mami, La última coca del desierto, Mamarazzi, Vengache pa’ca, entre otras.

Los Master Plus @ La Encrucijada

Los Master Plus @ La Encrucijada

Sin duda alguna, todos los asistentes se contagiaron de la energía de Los Master Plus porque nadie se quedó sin darle una buena sacudida al cuerpo, la dupla tampoco paraba de bailar al ritmo de sus rolas.

Los Master Plus @ La Encrucijada

Dos propuestas bastante originales que se desprenden del movimiento musical tapatío que se ha desarrollado, vale la pena verlos en vivo no una, ni dos ni tres veces… ¡todas las que puedan!, no se arrepentirán.