Txt: Diógenes PacheMatanshero / Fotografía: © Oswaldo García

No hablaré de la causa del evento porque eso es meternos en discusiones escabrosas sobre cultura, arte y zonas periféricas en la ciudad. Y como me lo dijo una joven que conocí aquella noche, estas cosas ahora están muy de “moda” en la ciudad. Ahora todo el mundo quiere salvar a las periferias ¿ves?

Púa es un nuevo baresito-foro muy nais que se encuentra detrás (lo alternativo siempre atrás)— de otro bar todavía más fresa, El Logan’s. La decoración es una buena imitación de las bodegas abandonadas que en antaño tomaban los jóvenes marginales del Brooklyn, pero con cadeneros mal encarados en la entrada. El espacio está bueno, ojalá en los próximos toquines ya no veamos a los men in black en las puertas y que dejen fumar mota, porque el reggae sin marihuana es como el mole sin chile.

Dejaron entrar a la gente como a eso de las nueve y media; los últimos días en Querétaro el clima ha estado muy a gusto: lluvia, calor y una brisita que se genera con el aire que nos viene de los frentes del dichoso “cambio climático”, es decir, que el clima influye en la actitud de los asistentes y la buena vibra ya se sentía desde las afueras del lugar.

Ya en el guateque, los motores se calentaron con un “Di Yei” que al parecer del Dr. Huevo pudo haber estado mejor, igual yo seguía bailando con la primera chelita. que por cierto, fue cortesía de la casa. Estos si le saben al negocio, pensé.

Gravity Funk @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Gravity Funk @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Gravity Funk @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Red Liquid Mammals @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Red Liquid Mammals @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Al poco se subieron los Gravity Funk para luego dar lugar a los Red Luquid Mammals dos bandas de ¿funk? o más bien de post-funk —ya ven que ora todo es post—, los compitas que se subieron a echar desmadre al escenario cumplieron bien con su meta, alborotar los ánimos de la concurrencia juvenil. El ambiente al cien, luces chingonas, escenario, chela y más chela, los meseros corriendo de un lado a otro, la prensa independiente disparando como demonios con sus cámaras, niñas hermosas con ropa sexy ¡mmmh..! ¡Aahh! La vida…la vida.

Pachedub Collective @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Pachedub Collective @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Pachedub Collective @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Pachedub Collective @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

En seguida terminaron los del funk y ahora sí agárrense que ya se comenzaron a subir los compas del Colectivo PacheDubs, ¡bam! ¡bum! Pruebas de sonido. ¡siii! ¡Siii! !¿cómo está Quereeeeeeeeétaro?! Pssss y la maquina humeante adereza el juego de luces. El “Di Yei” le dio entrada a la banda y ¡qué comience el reggae!. Como les decía, estaba esperando que alguien empezara a correr el toque, pero ¡nel pas…! Pura chela, tabaco y humo de “la maquinita”; el reggae, insisto, es con ganja. En corto se prendió el griterío con la música del colectivo, y es que últimamente éstos jóvenes han estado amenizando los buenos cotorreos de la ciudad, tocan una buena mezcla de reggaecumbiajazz bien guapachosa que te hace brincar y bailar en cualquier lugar y momento. La buena vibra que emanan desde el escenario con su música hace que el público se sintonice en el baile y la convivencia, donde todos se conocen y saludan, se abrazan hermanamente en un ritual acompañado de buenos tonos del sax, la guitarra, voz, taclado y percusiones. El calor aumenta, los tonos suben, a la gente le encanta la fiesta, este reggae es un constante clímax de emociones, aparecen dos/tres vatos sin playera y me pregunto ¿a qué hora las morras? ¡eh eh eh! El cansancio es nulo, al contrario, la energía se esparce y se contagia ¡casi explotamos! Pachedubs es de esas bandas que disfrutas tanto que su tiempo en el escenario siempre se hace corto, luego de tocar su versión reggae del “take five” el grupo abandonó el escenario dejando a todos como conejos de “eneryaicer”.

Aux Matanshi @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Aux Matanshi @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Aux Matanshi @ Púa [Fiesta de Apertura Ciudad Mural], Qro!

Con ustedes ¡¡¡Laaaaa Sonoraaaaaa Matanshera!!! o mejor conocidos como Aux Matanshi, sólo que esta vez hicieron la formalidad cultural a un lado y se dejaron llevar por la fiesta de la improvisación, los enervantes musicales que los antecedieron y otros que salieron de sus sentidos. En esta ocasión sí se encontraban como poseídos y con ellos nosotros, desde que se subieron no pude dejar de gritar y hacerle señas a cada uno de ellos; felicitándolos por la presentación, parecía un fanático dañado del cerebro baile y baile, grite y grite y es que no es para menos, desde que comenzaron a tocar todo fue un alucín bien loco porque en vez de quitar al “Di Yei” de un jalón, se unieron a mezclar el sonido de sus instrumentos con las rolas que estaba poniendo, en verdad que nunca había visto ni escuchado que los Aux se rifaran ese tipo de mezclas, pero de la hibrídez de su género y la loquera de sus integrantes se espera cualquier milagro. En seguida siguieron improvisando sobre las rolas de su nuevo disco —el cual pueden ir a comprar en distintos puntos del centro—, escuchamos jarana, flautas, voz, cítara, percusiones, risas, alegría, sonidos africanos, batería, blues y hasta una marimba, todo un zoológico instrumental improvisado con la destreza de sus músicos. Para entonces la noche ya se había convertido en un festín auditivo, la gente casi poseída no dejaba de agitar el cuerpo de una manera o de otra ¡quién sabe cómo chingaos se baila esto! el caso es que no podías dejar de moverte, hasta la chela me tiraron de un manotazo, pero no hubo falla porque me cae que los meseros se rifaron machín y en corto me rolaron otro vasito de cebada bien “helodia”. Así, esta rebautizada Sonora Matanshera coronó la noche con sus líricas experimentales.

Al final y a pesar de que la gente gritaba “¡otra! ¡otra!”, los integrantes tuvieron que abandonar el escenario.
Salí del lugar medio pedo en compañía de Analeishon y Don Mike, pero en realidad no sabía si era la borrachera o la dosis musical que enervó mis sentidos durante la noche, el chiste es que sentía que iba ligero, como flotando de camino a casa, andando a la orilla de Avenida Tecnológico, con los bólidos nocturnos rebasando mi paso, enérgicos y accidentables.