Maxei Xiuhtecuhtli

Mientras leen, un video grabado ese día:

No existe otro grupo al que pueda catalogar con la siguiente palabra, en cuanto a lo que provoca en cada uno de sus conciertos… Pilaseca es un “Clìmax”. Un clìmax lleno de multi orgasmos auditivos que enerva la conciencia y te transforma en el beat de cada una de sus composiciones. Y fue precisamente así, como siempre, que su presentación más reciente en la capital queretana, en Wicklow, el pasado martes 17 de marzo, se hizo ver que la capacidad de los buenos músicos rebasa las fronteras del idioma, la creatividad, del flow y las mezclas que a muchos otros les daría miedo mostrar en su música sin embargo, no es el caso de Pilaseca.

Desde las ocho de la noche el recinto ya estaba empezando a saturarse entre amigos que venían a departir para celebrar el día de San Patricio. Las mesas estaban llenas y alrededor de las nueva treinta la entrada comenzó a formar una gran fila entre los que deseaban pasar y los que salían a fumar un cigarrillo, o dos.

Justo pasaban las diez de la noche cuando se corría el rumor entre los que ahí estaban: “Ya casi tocan..”, “Dicen que a las 10:30”, combinados con pedidos al mesero que estaba vuelto loco entre el mar de gente. Al parecer, la bebida más solicitada aquella noche fue una cerveza verde que ponía a los presentes más alegres, debía ser el color, celebrando así el día de San patricio y qué mejor manera; entre amigos, comida deliciosa, bebidas exquisitas, clásicas de la variedad y calidad en Wiclkow.

El tiempo se fue rápido, platicando con dos buenos amigos mientras ansiabamos ver en el escenario a los chicos de Pilaseca y sin darnos cuenta comenzaron a acomodar los instrumentos mientras terminaban sus bebidas. La mayoría se alborotaba por ya escucharlos. Algunos se acurrucaban con su pareja pues el mismo entorno te invitaba a estar extremedamente junto a alguien y quitar el calor que se encerraba aquella noche.

Subieron al escenario, presentandose y dando las gracias por otro años más celebrando en Wicklow. Nos deleitaron con canciones de su nuevo disco que en menos de 15 minutos ya estaba agotandose… ¿Cómo no?, Pilaseca, al igual que muchas de sus canciones como “Cocaine”, “Funky shit”, “Mi suerte Cambio”, “Mínimo”, “Perdón”, “Make you feel”, te producen una cierta adicción que después de envolverte en vivo, quieres seguir disfrutando en la intimidad, en el bullicio mientras manejas por la ciudad, o en el relax que deseas encontrar en un momento de estrés durante el trabajo, porque su música te cambia, te llena, te provoca y te estimula.

Desconozco la razón más profunda del por qué crea las reacciones de los que les escuchamos pero, esa noche había un denominador común. Existe un momento en el que cierras los ojos y el funk parece revolverse en tu sangre, enardece el cuerpo y un movimiento atractivo te recorre, fluyes con su música. Pilaseca te convierte en ese flow que tienen sus letras.

Así vuelven a demostrarnos que cada miembro de la banda tiene su fuerza musical que te envuelve cual mago. Entre el Saxofón, el bajo, la voz, la batería, el dj, la trompeta, la guitarra, todos y cada uno de ellos se vuelve el átomo de la vida. Ciertamente, soy de los que piensan y creen que el arte más viejo de nuestra existencia es la música y ellos nacieron en ese principio, marcaron el beat real que golpea las emociones, te pulveriza y te hace revivir. Ellos son Funk, el regreso a casa, el inicio de la verdadera y buena mùsica.