Luego de sus exitosas presentaciones en el Plaza Condesa y Pachuca, Hgo, El Cuarteto de Nos cierra su gira por México en Querétaro, la cuál debía ser su primera fecha, y que, por motivos climatológicos la fecha tuvo que posponerse algunos días.

A pesar de que la nueva fecha resultó en domingo, la gente no tuvo inconvenientes en asistir; desde temprano se auguraba que el lugar se llenaría, los fans comenzaron a llegar desde temprano, formando una gran fila hacia la entrada. Dentro, La Encrucijada lucía abarrotada, pudimos notar que entre el público había tiernos rostros  y otros muchos que ya pasaban los 30, a pesar de ésas diferencias, la expresión de ansias por ver salir a la legendaria banda, homogeneizaba el ambiente.

En punto de las 21:30 horas Buen día Benito, encendía la euforia e histeria de los presentes, en el escenario un Roberto Musso enfundado en pasamontañas nos llevaba de la mano a conocer la  venganza de una víctima del bullying, a través de sus finas rimas rap rock, seguida de Lo Malo de ser bueno, Nada es gratis en la vida de su disco Raro.

Y cómo era de esperarse Santiago Tavella toma posesión del micrófono para contagiarnos de su carisma y ritmo con Enamorado Tuyo; continuando con Musso al micrófono con Bipolar y Habla tu espejo, en los que se oía al público cantar los coros al unísono.

La noche siguió al compás de Cuando sea grande,  Roberto, No llora, bajos ése tono sarcástico inconfundible de la agrupación, convirtiendo en canciones, el hartazgo de una persona común, a causa de la problemática social. Una bandera Uruguaya ondeaba desde una de las mesas, dejando saber a la banda que en su natal país su música también ha trascendido en las nuevas generaciones.

Dejando lo mejor para el final, el show continuó con Ya no sé qué hacer conmigo, El Hijo de Hernández e Invierno del 92.

La banda se retiró del escenario, el falso final que ya conocemos, que hizo que todos los fans presentes dejaran sus cómodos lugares para unirse a los demás y pedir a una sola voz el regreso de la banda, para el encore Me amo y  su la rola que los llevó la fama Yendo a casa de Damián cerraron la noche con broche de oro.