Elis Paprika @Querétaro
Entre el calor intenso y el viento extraño de la primavera, el jueves, 10 de la noche, parecía ser casi el final perfecto de una semana más en Querétaro y, ¿por qué no disfrutarlo rodeándonos de amigos y alcohol a buen precio?, pero sobre todo, esperando ansiosos a escuchar dos voces que han marcado el potencial femenil, no sólo en nuestro estado o en el bajío, sino en México, sin duda, tenemos que reconocer el escenario abierto que se ha creado para esta revolución musical más allá del pop comercial, dejando ver desde años y bandas atrás la importancia de un rock mexicano, ya sea soft, hard o cualquier denominación que los músicos y eruditos le sepan dar. Por mi parte, me siento a escuchar alguna pieza, o bien,brincar y gritar cantando las canciones de los grupos que me han encantado, aquellos a  quienes  admiro, y en este caso, dos mujeres tan diferentes y especiales.

Pasando  las once de la noche, mientras todos en el Reto Rock Bar, platicaban sobre el pasillo con Elis Paprika y Melissa Menéndez Vallejo, conocida como Melissa Munster, una rockera amante de Guns n’ Roses y queretana que participó en La Voz México, y quien tiene ahora como proyecto musical “Miel”, dónde lo más dulce son sus hermosos ojos y sonrisa que nunca niega a nadie.

Elis Paprika

Con buena actitud comenzó a cantar y habríamos de reconocer que tanto su voz y sus letras como la musicalización de la banda tiene una calidad que te invita inmediatamente a comprar su disco (¿todavía existe eso?)  o descargar su música para seguir toda la noche e inspirarte, ¿y cómo no?, sí en cada canción logra que muchos se identifiquen con el sentimiento; esa es la responsabilidad del cantante: hacerte sentir que está cantando un pedazo de tu vida, y si acaso eso sucede, provoca decir en voz baja, casi en suspiro: “que buena rola”, empezando con “Desnúdame”, “Si mamaras”, “Radio”, “Apoximis”, “Un día”, “Quiero el divorcio” (Quizá algún día me identifique, así como va la sociedad jajaja) entre muchas otras que cantó fervientemente caminando entre las mesas o sentada sobre el escenario como si fuera una plática sentimental entre amigos.

Miel

Podemos expresar a ciencia cierta que Melissa demuestra esa fuerza femenina a través de la música y deja en el alto la representación de ser artista, de ser artista en México, de ser rockera y sobre todo de ser mujer.

Con proyectos pasados, donde ha juntado ese poder femenil junto con grupos como Leanott, Wolf Season y Lucy Turbinas con su proyecto de fuerza Fierce, que hacen convencer a nuestra sociedad Queretana sobre el hecho de que las mujeres vienen fuertes y fuertes a rockear.

Miel

Pasando de las 12, mientras algunos seguían fumando y platicando bohemiamente a lado de Elis Paprika, afuera de Reto Rock Bar, los técnicos comenzaron a arreglar el escenario y a afinar las guitarras para que aproximadamente a las 12:27 pm (puedo asegurar la hora puesto que no dejaba de mirar el celular, me gusta irme a dormir temprano), sonó la batería, el bajo, la guitarra y el piano de los Black Prilgrims que acompañan a Elis Paprika y que juntos hacen la bomba nocturna que te invita a quedarte para estar cerca del escenario tras la invitación de Elis y ¿qué mejor?, sí, brincar cantando mientras sientes la presencia de todos los que te rodean, abriéndose entre el público una ola de energía y vibra que enloquece los sentidos cuando escuchas música que te gusta.

Elis Paprika

Entre varias canciones, destaco una que nunca falta en las presentaciones de esta banda. De aquellas que te recuerdan a quien tal vez tenga miedo de aceptar que te quiere y te pide todo en secretito y ya estás cansado, entonces solo te queda decirle: “Tú no me vas a callar, im so fucking tired of you”. Mientras sonaba con el coro automático del público, Elis florecía bailando en el escenario, como de costumbre, con sus pasos únicos e inigualables, señalando al público y brindando con su Tecate bien fría.

Elis Paprika

Otra de sus canciones que forma parte de sus últimos sencillos, es la de “Adiós”, creación de su autonomía y que expresó “hace mucho no hacía una canción así de feliz”. Tomó su guitarra, sacudió su cabeza y comenzó esa melosa letra que si acaso uno anda recientemente dolido del corazón, resultaría un peligro escuchar, sino, solo queda la melancólica sonrisa que se dibuja al mover la cabeza a la par de la letra que expresa el enamoramiento que al final termina y uno debe, tiene que despedirse, seguir adelante aunque “sea difícil decirle adiós al corazón”.

Así, con estas canciones y otros de sus éxitos, Elis siempre nos hace saber que ella no es como las demás cantantes mexicanas que al ir creciendo en fama se olvidan que empezaron local, que se hacen también por sus fans, que la sencillez habla por sí sola y eso caracteriza a esta cantante mexicana. El poder acercarte a ella, invitarle un trago, abrazarla y tomarte fotografías (directas a Facebook, de seguro), el sentir que tu cantante tiene una conexión contigo. De esta forma expresamos lo especial que es Elis Paprika, que en estos años de crecimiento musical se ha mantenido cerca de nosotros, su público; y siempre nos sorprende con algún sencillo diferente, con esas combinaciones en el idioma que solo los valientes se atreven a usar, pero que los profesionales como ella hacen lucir hermoso.  Y como siempre, agradece el espacio en Querétaro, un segundo hogar, que siempre la apoyo y sin dudar la seguirá apoyando.