Fotografía: Fernanda Ortíz

Dicen que Querétaro es lugar de reencuentros y de alguna manera así lo fue la noche del sábado 8 de diciembre en La Encrucijada Rock House.

Alrededor de las 10pm Elis Paprika, sentada junto a amigos, platicando y tomando algunas bebidas antes de la apertura que darían los chicos de Ro.ki. Dreams, mientras turnaba de mesa para saludar algunos otros amigos y familiares ya que nos contaba que Querétaro no solo era un lugar más para dar conciertos si no que también era su hogar ya que aquí tenia familiares por parte de su madre, y que posteriormente ella y sus hermanos habían nacido en Guadalajara.

Como a las 11 de la noche, un tanto llena la parte de Jazz en La encrucijada, los chicos de Ro.ki. Dreams, con sus hermosas integrantes, la enérgica vocalista que sonreía durante toda la presentación, la guitarrista que parecía concentrarse en la energía de la vocalista, saltando a la par y lograr que el público se pusiera más vivo y eufórico. También, por parte de ellos tuvimos algunos covers como de la agrupación Garbage, y a su vez nos mostraron una canción nueva escrita por la característica y guapa baterista, cerrando la presentación con su famosa y contagiosa “Brain Deads”, despidiéndose alegremente y dándole la Bienvenida a la esperada Elis Paprika que había ido a cambiarse por un atuendo más rockero, solo como ella puede ser.

Apenas subió al escenario, cuando el calor ya empezaba a sentirse por todo el cuerpo, entre canciones nuevas y algunas ya bien conocidas como “No me vas a callar”, agregando unas palabras introductorias sobre que nosotros los jóvenes tenemos el poder del cambio y que mas allá de echar culpa al gobierno habría primero que hablar, expresarnos, y decir precisamente: No me vas a callar, haciendo que algunas corearan el: “No, no no, tu no me vas a callar”, acompañados de los fabulosos requintos que la guitarrista con sus lentes oscuros, provocaba gritar de euforia, como si cada requinto tocara tu alma, a la par del conjunto que hace la banda completa, dando una maravillosa armonía entre rock y pop, con la voz expresiva de Elis.

Así también nos deleito con algo más meloso como “Mío serás”, que a la vez, todas las chicas frente al escenario cantaban a todo pulmón, como si aquel que amasen les estuviese escuchando y ciertamente, se contagiaba la energía que Elis Paprika mostraba al bailar, simplemente ocasionaba que los presentes agitaran la cabeza y sonrieran, mientras que otros brincaban coreando partes que no sabían cantar.

Finalmente, alrededor de la una de la mañana, Elis fue despidiéndose para cerrar con una canción, que en lo particular es una de mis favoritas: “Feliz”, deseando el publico una más y cantando suavemente: “Antes de que pase el verano quiero verte sonreír, solo a ti”, que además, agregaré, Elis portaba una chaqueta negra que resulta ser su favorita ya que una de sus mejores amigas se la había regalado, siendo la misma chaqueta que usa en el video de “Feliz”, terminando así: “El amor no se esconde y no puedo yo fingir… Antes que termine el otoño quiero que estés muy feliz, aunque sea sin mi”… Y se hicieron los aplausos, despidiendo pero no por última vez a esta cantante muy querida por nuestro público en Querétaro.