Fotografía: Fercha OrSá

El pasado jueves 23 de febrero se presentó Alcest en la ciudad de México y por azares del destino no pude asistir. En realidad había descartado la idea de ir a algún concierto hasta abril pero una noche antes me decidí ir a un concierto en Querétaro, la primera fecha de una gira compuesta por ocho ciudades de la república, el Totem Tour. Me aventé sabiendo que por otros compromisos llegaría cuando seguramente Los Fricción y Jack y Los Tristes ya habrían terminado su presentación, al igual que una o dos bandas que conforman el cartel de la gira. Para mi fortuna o porque tal vez algunas personas tienen la cultura de llegar sólo a ver a la banda de su interés y que por ello los organizadores a veces prefieran atrasar un poco el horario de inicio, o las respetables razones que hayan sido porque eso ya es tema aparte, llegué cuando estaba por terminar la segunda banda local.

Totem Tour @Red Monkeys

A decir verdad nunca había ido a Red Monkeys y no tenía sabía cómo era la acústica ahí dentro pero era obvio que no iba a encontrar un lugar dónde la distribución del sonido fuera más o menos decente si llegaba pasando las 11 p.m a un evento que comenzaba a las 8 p.m. Encontré una mesa vacía casi a un lado de una bocina donde yo que no soy experta pude disfrutar lo que restaba del concierto ya cuando mis desgastados y enfermos oídos se acostumbraron al volumen.

Totem Tour @Red Monkeys

Llegué sin expectativas al evento con ganas de ver a Joliette, banda que no alcancé a ver en la segunda edición del Knotfest en México, y me fui con el corazón lleno música nueva  gracias a Tiny Moving Parts, Überyou y Gillian Carter, proyectos que no había escuchado antes. Satisfecha aunque Cardiel cancelara  de último momento por cuestiones familiares, sin embargo se espera que en este mismo año se repongan sus presentaciones.

Totem Tour @Red Monkeys

Han sido pocas las veces que he tenido la oportunidad de ver a bandas extranjeras en un escenario como el de Red Monkeys y de las tres que tocaron esa noche la que llamó más mi atención por su manera de desenvolverse fue Überyou, porque una pensaría que una banda suiza se comunicaría máximo en ingles con el público mexicano, y quizás una que otra frase en español, pero no fue así, resulta que el español del vocalista es mejor que el mío por lo que logró una excelente conexión con el público, sin límites de definieran el escenario.

Totem Tour @Red Monkeys

Un accidentado comienzo tuvo la presentación de Gillian Carter, eso no impidió que desde el principio entraran con brutal dulzura a mis oídos, esa es la manera en cómo puedo describir el momento en que los escuché por primera vez, una mezcla de tristeza por los problemas que se presentaban en ese momento con el sonido y fortuna por estar en ese justo lugar, con la piel erizada y los ojos inundados de real gozo. Una vez más no me siento en la posición de dar juicios de valor a la música, el hecho de que especialmente ellos se hayan quedado con mi corazón es cuestión de puro gusto.

Totem Tour @Red Monkeys

En la reseña de 9k de Filulas Juz publicada hace unos días, Addi menciona que puede causar tedio definir el estilo de una banda, yo diría más bien que sólo es complicado. Para quienes sólo disfrutamos de escuchar música y no nos dedicamos hacerla nos va y nos viene qué etiqueta traiga, el problema viene, en lo personal, cuando tengo que presentar ante los demás el trabajo de otros. Ya que la música me gusta por lo que me causa, he recurrido a tomar adjetivos/sensaciones que me permitan explicar eso acerca de lo que no tengo claridad en cuanto a un género. Demasiado intuitivo el asunto. Todo esto sólo para decir que no sabría en dónde colocar a  Tiny Moving Parts, porque bien dice Addi, es un mal necesario, al menos para poder trazar un mapa de la vastísima cosmogonía musical”. Es rock, que tiende a los senderos del punk, pero también es digerible y alegre. Tal vez quepa en el pop punk. Pero si investigo, me elevo, los escucho y pongo en marcha lo poco que sé, es cierto que también cabe el math. En fin, esa noche me transmitieron cierta pasión por lo que hacen, aun cuando en el escenario nos pudimos percatar de que los problemas con el sonido persistían.

Totem Tour @Red Monkeys

Joliette salió, el público se acercó al escenario y la verdad tampoco pude evitarlo. Al parecer la banda se encontraba apenada por la noche accidentada, pero eso no impidió que siendo casi las dos de la mañana quedaran ganas de romperla con la fuerza que nos trajo Joliette a nuestra bella ciudad. Tocaron alrededor de ocho canciones, posiblemente con un set reducido por los contratiempos, pero cada sonido en ese momento valió el doble.

Totem Tour @Red Monkeys

Que agradable sorpresa es cuando vas a un evento sin expectativas, y regresas a casa con el corazón lleno de nueva música.