Josué Daniel
Según la sabiduría del pueblo, las noches más memorables son las que no se planean y todo sucede de manera inesperada. Y efectivamente, si me pidieran describir aquella noche en WTF Bar usaría esa palabra “Inesperada” ¿Razones? Simplemente había indicios de que toda la noche iba a estar destinada a un rotundo fracaso, pero conforme se iba dejando llevar la noche sucedieron cosas que el anunciado fracaso se transformo en una espectacular noche que se mantendrá en nuestras mentes en la sección de “Momentos espectaculares”.

El cartel estaba conformado por 3 bandas, y con un notorio atraso, Lucy Turbinas y su particular vestimenta rojinegra tomaron por asalto el escenario con un ritmo rockero alternativo, bastante agradable y bailable que nos hicieron esbozar una sonrisa de satisfacción. Un concepto bastante interesante para este grupo que me atrevería a recomendar. Pues no solo tienen un gran ritmo, un sonido satisfactorio, cuentan con lo más importante: Actitud.

Una vez que el cuarteto que conforma “Lucy Turbinas” abandonara el escenario, hacia su aparición una banda ya bien conocida por nosotros, Buffalo, quienes igual que la banda anterior, sin darle importancia a la falta de público, se discutieron de verdad ante los presentes. Durante su posesión de los micrófonos, pudimos atestiguar la versatilidad de la banda, la cual evidentemente se ha esforzado por experimentar e innovar en busca de su estilo, que poco a poco han ido definiendo. Muy bien por ellos.

Alrededor de las 11 de la noche, el cotorreo no solo se desarrollaba dentro del lugar, también un gran ambiente se vivía afuera, cuando de entre la noche un par de autos se estacionaba afuera del lugar seguido de una vocecita que sentenció: “A huevo, sí llegaron. Te lo dije” seguido de los integrantes de la enorme banda Casino Slut Bar, quienes exhaustos hacían su entrada triunfal tras sufrir una situación inesperada.

Antes de su presentación, tuvimos oportunidad de tener una plática bastante breve, provechosa y disfrutable con el responsable detrás de Casino Slut Bar donde los temas a tratar fueron desde los inicios de la banda, la cual comenzó desde 2005, en la cual los ritmos a los que recorría la banda eran muy diversos y diferentes a los que actualmente componen la identidad de Casino Slut Bar. Esto debido a quizás a la dedicación y madurez que han tenido los integrantes con el proyecto, así como el paso de diferentes personas que por diversos motivos ya no forman parte de la banda, pero muy a su estilo dejaron huella en la forma de trabajar.

Siendo de origen meramente lírico el ambiente que disfrutamos de la banda, se presta mucho a la improvisación entre cada presentación así como una tendencia al prueba y error lo cual ha presentado un enorme reto para el crecimiento de la banda, ya que debido al decline de algunos integrantes se tuvo que comenzar a escribir partituras de cada instrumento, no solo para poder facilitar que otro músico cubra el puesto, si no que al momento de grabar material del próximo disco, cada instrumento tuvo sus propias dificultades, desde la ejecución hasta la producción el cuál no siempre se realiza por quién toca el propio instrumento, por ejemplo, un guitarrista se encarga de revisar la trompeta, el trombón e incluso una mini tuba que de momento se ocupa.

Como estudiante y consumidor de tecnologías de información, inevitablemente tocamos el punto de las nuevas tecnologías y como consideran que ha impactado el mundo musical del país, a lo cual el buen Carleings nos contestó: De verdad Internet ha venido a darle en la madre al modo de vida al que nos habíamos acostumbrado durante años, hace no más de 10 años, uno iba a una tienda de discos, digamos Mixup o Mr. CD, la cual estaba saturada de todo tipo de géneros musicales uno iba a la sección de rock independiente y agarrabas lo primero que veías, pues estaba sobrentendido que sea cual sea la banda que escogieras, uno sabía que le había costado bastante trabajo el logar que su disco estuviera en un aparador, y sea cual sea el género o ritmo de la banda, iba a ser algo nuevo y posiblemente bueno, era muy raro encontrarte algo que se pueda clasificar como “porquería” además, de que cuando uno se ponía a explorar el disco, te encontrabas con las dedicatorias o agradecimientos, y de ahí podías agarrarte y descubrir nuevas propuestas, algo que también sucedía con el ya olvidado myspace, dónde te ponías a navegar entre los amigos y descubrías nuevas propuestas sin abandonar el espacio de la banda que comenzaste escuchando. Todo ese esquema se perdió con la masificación del internet. Ahora, ya cualquier hipster agarra su computadora y monta el modo de grabar su ruido, improvisar un trabajo de producción y treparlo en alguna página, y no es solo uno, son cientos de miles de personas cuyo número va en aumento cada día que pasa, lo cual nos va saturando cada vez más y más de imágenes, ritmos, sonidos, nombres de bandas en general. Orillándote al punto en el que ya te vale madre ponerle atención a algo en específico, seguramente muy pronto algo captara tu atención y habrás olvidado a aquella banda que escuchaste en algún lugar de internet. Y siendo honestos, lo único rescatable de tanto hipster que ha aparecido por ahí, es que ya se está regresando a escuchar y sacar en ediciones especiales los queridos LPs, lo cual no estaría mal aplicar para el lanzamiento del nuevo disco. Del cual nos informaron que ya están trabajando en los últimos detalles y está próximo a salir, por lo pronto ya se puede escuchar nuestro sencillo “Distorted Times” en nuestro canal de Soundcloud

Después de una muy amena charla en la que se compartieron diversos puntos de vista sobre la situación actual del país, respecto a la inseguridad con la que vivimos ahora, la “payola” que aún hoy en día se sigue dando y demás temas que nos hicieron llevar una conversación sin un sentido definido bastante agradable, llegó el momento de decir “Pues a lo que te truje Chencha” y muy a nuestro pesar, tuvimos que dejar que la agrupación subiera al escenario para poder acomodar sus instrumentos.

Alrededor de la media noche, Casino Slut Bar deleito a los pocos congregados en el WTF Bar con su mezcla de sonidos, así como improvisaciones en el escenario. Muchos nos aguantamos la vibra y nos pusimos a bailar, desde moviendo el dedito, y no falto el aplicado que saco a bailar a su pareja. Con forme avanzaba la noche, el ambiente se iba prendiendo más y más con un público que sin ninguna inhibición hacia bromas y peticiones a la agrupación que trataba de satisfacer a su público, agradeciendo la entrega de los congregados, prometiendo que regresaran pronto, y quizás, puedan atender a aquella solicitud memorable e inesperada que tiene por título: “Cadáver Martini”.